Polémica beisbolera (I) Peleas11
Usyk vs Whiterspoon
Bivol vs Castillo
Polémica beisbolera (I) Suscribete-aqui
Polémica beisbolera (I) Proxim14
Polémica beisbolera (I) Xfinal11
PANELDEBOXEO.COM
Bookmarking social

Bookmarking social digg  Bookmarking social delicious  Bookmarking social reddit  Bookmarking social stumbleupon  Bookmarking social slashdot  Bookmarking social yahoo  Bookmarking social google  Bookmarking social blogmarks  Bookmarking social live      

Conserva y comparte la dirección de Lo Mejor del Boxeo en Español! en tu sitio de bookmarking social

Polémica beisbolera (I)

Ir abajo

Polémica beisbolera (I) Empty Polémica beisbolera (I)

Mensaje por Cubanodeacero el Mar 25 Dic 2012, 8:30 am

Polémica beisbolera (I): La originalidad del juego primigenio
El próximo 27 de diciembre se cumplirán 138 años de la celebración, en el Palmar de Junco matancero, del que ha sido reconocido como el primer partido oficial del béisbol cubano. Sobre la validez de ese calificativo existen diversas posiciones entre nuestros historiadores del deporte. Trabajadores acoge, más que una polémica, un debate trascendente, aportador, necesario
Reynaldo González Villalonga Coordinador del Equipo de Historiadores del Deporte en Matanzas/ PDF / 23-12-2012 / 17:31
IMPRIMIRENVIAR-A+A
No puede soslayarse que el primer partido escenificado en la isla, del cual se tenga noticia —no uno más— con carácter organizado y oficial, es el celebrado el 27 de diciembre de 1874, en el histórico Palmar de Junco, entre los conjuntos Habana Base Ball Club y Matanzas Base Ball Club, ganado por el primero 51 carreras por 9.

Con razón, esos seculares terrenos son reconocidos como los más antiguos del mundo entre los todavía activos, singular condición que representa un elemento de peso para la valoración final.

Ahora… ¿Por qué se considera oficial ese juego de 1874? En la reseña publicada el 29 de diciembre del mismo año en el diario matancero Aurora del Yumurí, y reproducida dos días después en el periódico habanero El Artista, se hace constar que tuvo lugar con reglas oficiales vigentes, la actuación de un árbitro y un anotador, además del terreno debidamente medido, los peloteros uniformados y la inserción, por vez primera, de un box score.

Tales requerimientos evidencian la oficialidad de un pleito a todas luces organizado, algo que no había acontecido antes. Incluso, otro partido había tenido lugar en los terrenos del Palmar de Junco, según consta en la edición del 2 de septiembre de 1867 del propio diario yumurino, en el que contendieron jóvenes trabajadores del Comercio de La Habana y ciudadanos norteamericanos residentes en la Atenas de Cuba. No obstante, el laconismo y la brevedad de la nota periodística no aportan los imprescindibles requisitos de oficialidad que sí caracterizaron y personifican al desafío de 1874.

En una versión contraria a la originalidad del juego de 1874, se plantea: “para que tuviera carácter oficial debía formar parte de un campeonato”. En esa línea de pensamiento se argumenta entonces que “tuvo oficialidad el encuentro inicial del Campeonato de la Liga General de Béisbol de la Isla de Cuba, escenificado en la capital el 29 de diciembre de 1878, entre los clubes Habana —home club— y Almendares, ganado por el primero 21 carreras por 20”.

Pero resulta que el primer juego considerado oficial en los Estados Unidos —país donde surgió el béisbol moderno— aconteció en el Elysean Field, de Hoboken, Nueva Jersey, el 19 de julio de 1846, entre los clubes Knickerbocker y New York Nine, y en el que triunfó este último 23 carreras por una.

Sin embargo, el partido inicial del primer campeonato celebrado en los Estados Unidos, como parte de la National Association, en 1876, no recibió el calificativo de inicial. Curioso, ¿verdad? Existe otro elemento a favor de la oficialidad del choque beisbolero de diciembre de 1874: la Comisión Nacional de Monumentos, presidida por Antonio Núñez Jiménez, promulgó en 1991 la Resolución 104, mediante la cual se proclamaba al Palmar de Junco como Monumento Nacional, única instalación deportiva del país con ese galardón.

Contradictoriamente, los añejos terrenos yumurinos esperan por la decisión de las autoridades competentes para la creación allí del pretendido Salón de la Fama del Béisbol Cubano. Ese paso no representaría rareza alguna, pues los salones de la fama en Estados Unidos, México y Venezuela, no radican en sus capitales, sino en Cooperstown, Monterrey y Maracaibo, respectivamente. Entonces, ¿por qué el de Cuba tendría que estar en La Habana?

Finalmente, quienes con amor y pasión nos dedicamos al rescate de la memoria histórica del deporte, especialmente del béisbol, estamos obligados a reconocer y agradecer la contribución de nuestros predecesores, pese a justificadas limitaciones teóricas y metodológicas. Sus aportes, sin duda, fueron valiosos y han permitido avanzar en la labor historiográfica.

Nuestra deuda con lo precursores —Raúl Diez Muro, Severo Nieto, Roland Socarrás, José Manuel “Colacho” Cuétara Vila y otros tantos— es ser más acuciosos cada día, con énfasis en análisis socioculturales y el empleo de fuentes primarias. Recurrir a simples versiones orales, aunque tradicionales, puede conducirnos a inaceptables conjeturas anticientíficas.
Cubanodeacero
Cubanodeacero
Entrenador Profesional
Entrenador Profesional

Mensajes : 13695
Fecha de inscripción : 07/11/2009

Volver arriba Ir abajo

Polémica beisbolera (I) Empty Re: Polémica beisbolera (I)

Mensaje por Cubanodeacero el Mar 25 Dic 2012, 8:32 am

Polémica beisbolera (II): Del béisbol cubano de antaño
El próximo 27 de diciembre se cumplirán 138 años de la celebración, en el Palmar de Junco matancero, del que ha sido reconocido como el primer partido oficial del béisbol cubano. Sobre la validez de ese calificativo existen diversas posiciones entre nuestros historiadores del deporte. Trabajadores acoge, más que una polémica, un debate trascendente, aportador, necesario
Martín Socarrás Matos, miembro de la Comisión Nacional de Historiadores del Deporte/PDF / 23-12-2012 / 17:20
IMPRIMIRENVIAR-A+A
En su artículo Historia y revolución en los diamantes, el doctor Félix Julio Alfonso apunta: “No se conoce con certeza cuándo y dónde se celebró el primer partido de béisbol en Cuba. Pero sí sabemos que el primer juego en un campeonato organizado ocurrió el 29 de diciembre de 1878…”

Estamos entonces en presencia de la fecha más trascendental de la historia de la pelota cubana, del primer juego oficial, por estar contemplado en un calendario y auspiciado por una Liga.

Al propio tiempo, este desafío de 1878 inauguró la etapa inicial del amateurismo en Cuba —la segunda desde 1914 (con antecedentes hacia 1905) y la tercera (actual) a partir de 1961— y la primera realmente autóctona, con la participación fugaz de cuatro o cinco estadounidenses a los que la Liga General de la Isla de Cuba prohibió jugar en las lides invernales.

El partido del 29 de diciembre marcó la culminación de 14 años de town ball —pelota local, de barrio (fongueo)—, de juegos informales entre practicantes de una misma localidad y de esporádicas confrontaciones luego de que en 1864 el pionero Nemesio Guilló testificara haber sido el introductor del bate y la pelota en la capital.

De esto último no existen todavía pruebas documentales, pero ese testimonio nunca fue refutado y no se localiza el más mínimo indicio de béisbol anterior a 1864. Ese año sugiere una hipótesis a demostrar: la introducción simultánea en Cuba (en el occidente) del béisbol, porque de 1861 a 1865 la Guerra Civil en la Unión Americana, entre los estados norteños y los estados esclavistas sureños, devolvió a la isla a los estudiantes cubanos, como el propio Guilló.

En este sentido, vecinos de Sagua la Grande testimoniaron que el béisbol fue llevado en 1864 a esa ciudad por jóvenes estudiantes, y el historiador José Cuétara afirma que uno de los primeros desafíos en Matanzas se produjo “alrededor de 1865”, pero pudiera haber sido en 1864.

Tres años después, en 1867, se conoce de un partido efectuado en el Palmar de Junco, publicado en el periódico Aurora del Yumurí el 2 de septiembre de ese año y cuyo texto es el siguiente: “Competencia. Ayer llegaron a nuestra ciudad varios jóvenes del Comercio habanero, socios de un juego de pelota establecido en la capital. Dichos individuos jugaron por la tarde un partido con los aficionados norteamericanos que tienen establecido su club en el Palmar de Junco; y según nos informan, quedó el partido tabla, debiendo de resolverse en otra ocasión próxima (sic)”.

Esa escueta gacetilla omite los nombres de los peloteros, el box score y otros detalles. En cambio, el partido del 27 de diciembre de 1874, con abundantes datos y dos crónicas diferentes, lo hacen acreedor de considerarlo como el primer juego histórico, aunque objetivamente no lo fue. Este juego no formó parte de un schedule de campeonato ni de una serie, por tanto no fue un juego oficial, sino uno más de antes y después.

Sin embargo, ha alcanzado tal nombradía que todavía desplaza injustamente al muy importante y significativo primer juego oficial, celebrado en el terreno de Tulipán, en el Cerro, el 29 de diciembre de 1878, cuya fecha merecería celebrarse actualmente con el título de Día del Béisbol Cubano, al cumplirse 134 años de pelota organizada.

En resumen, la historia de los primeros 14 años del béisbol cubano nos ha deparado tres notables fechas. En 1864: Introducción del béisbol en Cuba y, por tanto, su punto de partida; en 1874: Primer juego histórico, el 27 de diciembre, en el Palmar de Junco, de Matanzas; y el 29 de diciembre de 1878: Primer campeonato invernal. Inicio del amateurismo.
Cubanodeacero
Cubanodeacero
Entrenador Profesional
Entrenador Profesional

Mensajes : 13695
Fecha de inscripción : 07/11/2009

Volver arriba Ir abajo

Polémica beisbolera (I) Empty Re: Polémica beisbolera (I)

Mensaje por Cubanodeacero el Mar 25 Dic 2012, 8:32 am

Polémica beisbolera (III): La certeza no es una “jugada de apreciación”
El próximo 27 de diciembre se cumplirán 138 años de la celebración, en el Palmar de Junco matancero, del que ha sido reconocido como el primer partido oficial del béisbol cubano. Sobre la validez de ese calificativo existen diversas posiciones entre nuestros historiadores del deporte. Trabajadores acoge, más que una polémica, un debate trascendente, aportador, necesario
Félix Julio Alfonso López * / 23-12-2012 / 17:18
IMPRIMIRENVIAR-A+A
No se conoce con certeza cuándo y dónde se celebró el primer partido de béisbol en Cuba. Según el testimonio de Nemesio Guilló, un joven educado en un colegio jesuita de Alabama, fue él junto a su hermano Ernesto los que trajeron los primeros implementos beisboleros a la Isla en 1864: un bate y una pelota (1).

Luego de un período inicial de adiestramiento, juegos de fongueo y búsqueda de jugadores, Guilló y un grupo de amigos fundaron en 1867 o 1868 el considerado hasta la fecha como primer club de pelota: el Habana BBC. Otras poblaciones como Remedios (2) y Sagua la Grande (3) también hacen referencias a que en la década de 1860 existieron juegos con pelotas en sus calles y plazas, probablemente de town ball o fongueo, como aparecen de manera explícita en la prensa de Matanzas en 1864, 1865 y 1866 (4).

Hasta el presente, el juego de béisbol más antiguo conocido fue celebrado entre jóvenes habaneros y un equipo de aficionados estadounidenses, documentado en el Palmar de Junco de Matanzas en septiembre de 1867, por una nota de prensa que señala lo siguiente: “Ayer llegaron a nuestra ciudad varios jóvenes del Comercio habanero, socios de un juego de pelota establecido en la capital. Dichos individuos jugaron por la tarde un partido con los aficionados norteamericanos que tienen establecido su club en el Palmar de Junco; y según nos informan quedó el partido tabla, debiendo de resolverse en otra ocasión próxima” (5).

El desafío pudo quedar igualado por causa de la oscuridad u otra contingencia desconocida, pero debió ser con un árbitro, como es lógico en todo juego de pelota, y acorde con las reglas de la época, entre las cuales estaban un mayor número de bolas y strikes, no existían guantes y el bateador pedía la bola de su preferencia.

Luego se tienen noticias de otros juegos celebrados en Matanzas entre 1873 (6) y 1874, de uno de los cuales, el disputado entre Habana y Matanzas el 27 de diciembre de 1874, ha quedado una crónica bastante completa, reproducida en numerosas ocasiones y tomada inexactamente como prueba testimonial del primer juego “oficial” del beisbol cubano (7). En realidad se trata del partido con mayor información documental hasta el presente.

Sabemos que tuvo lugar en el Palmar de Junco, una hermosa sabana en la margen derecha del rio San Juan; los nombres de los nueve jugadores de ambos equipos, del árbitro y del anotador; las horas de inicio y fin del desafío; que la concurrencia fue numerosa y algunas incidencias tales como las carreras anotadas por cada jugador, que Esteban Bellán dio tres jonrones y Ricardo Mora uno, que se jugaron siete entradas y el juego se suspendió por oscuridad, y que el premio para el ganador sería un bate.

Luego, la crónica sobre el mismo partido publicada en El Artista dos días después, nos dice otras cosas: que hubo irregularidades en el pitcheo del lanzador matancero, que la batería habanista de Mora-Bellán hizo estragos en los bateadores yumurinos por la velocidad del pítcher y la destreza del cátcher, que el terreno no estaba en buenas condiciones y que el club Habana jugó uniformado. (8)

Todo lo anterior no califica, en mi modesta opinión, a este juego como “oficial”, sin que antes definamos que cosa entendemos por tal en un juego de pelota temprano en la Cuba del siglo XIX, y tampoco obsta para que puedan aparecer crónicas parecidas en algún momento en la prensa habanera o matancera.

Sostengo que el primer juego que pudiera denominarse oficial, si entendemos por oficialidad suceder en un campeonato organizado y con representación de tres equipos en busca del título de campeón, ocurrió el 29 de diciembre de 1878 en los terrenos de Tulipán, en la capital cubana, entre Habana y Almendares, con victoria para el primero con estrecho marcador de 21 carreras a 20. El segundo desafío, el 1 de enero de 1879, enfrentó a matanceros y habaneros, y concluyó con empate a 17 carreras (9).

* Historiador. Vicedecano del Colegio Universitario San Gerónimo de La Habana.
CITAS:

(1) Guillermo Pi: “Nemesio Guilló fue quien trajo a Cuba el primer bate y la primera pelota”, Diario de la Marina, La Habana, 6 de enero de 1924, Sección de Sports.

(2) “¡Cuidado! En ciertas calles de esta población se ocupan algunos zangaletones en jugar a la pelota con perjuicio de las narices de los pacientes transeúntes; ayer nada menos, venía por la calle de Jesús Nazareno y al llegar a cierta esquina…plum, un pelotazo hizo salir de quicio sus espejuelos, dejándole privado (…) de ver a su agresor por algunos momentos”. Ramón Rodríguez, “Mesa revuelta”, La Atalaya, Remedios, 8 de abril de 1864, p. 2.

(3) “La primera población que en la Isla implantó el sport americano fue Sagua; allá por el año de 1864, según me han informado vecinos respetables y antiguos de esta localidad”. A. Rosales Águila, “El Base ball en Sagua la Grande desde 1864 hasta 1907”, en Ramón S. Mendoza, José María Herrero y Manuel F. Calcines, El Base Ball en Cuba y América, Habana, Imprenta Comas y López, 1908, p. 147.

(4) Aurora del Yumurí, Matanzas, año 37, 24 de febrero, 1864, p. 3; año 38, 29 de marzo, 1865, p. 2; año 38, 19 de abril, 1865, p. 3; año 38, 2 de mayo de 1865, p. 3; año 39, 2 de enero, 1866, p. 3.

(5) Aurora del Yumurí, Matanzas, año 40, 3 de septiembre, 1867, p. 3.

(6) Documento del Fondo Deportes del Archivo Histórico de Matanzas, citado por José M. Cuétara Vila, Matanzas. Notas históricas y el deporte de la pelota, Matanzas, Comisión Provincial de Activistas e Historia, 1973, p. 20.

(7) Aurora del Yumurí, Matanzas, 29 de diciembre, 1874, no. 103, p. 2.

(8) El Artista de La Habana, 31 de diciembre de 1874. Esta versión apareció en El Sport, en febrero 10 de 1887, y la replica Wenceslao Gálvez y Delmonte, en El Base Ball en Cuba. Historia del Base Ball en la Isla de Cuba, sin retratos de los principales jugadores y personas más caracterizadas en el juego citado, ni de ninguna otra, Habana, Imprenta Mercantil de los Herederos de Santiago S. Spencer, 1889. Después se ha copiado en numerosas ocasiones por diversos autores, muchas veces sin haber visto el texto original.

(9) Severo Nieto, Béisbol en Cuba hispánica, Editorial Científico-Técnica, La Habana, 2007, p.
Cubanodeacero
Cubanodeacero
Entrenador Profesional
Entrenador Profesional

Mensajes : 13695
Fecha de inscripción : 07/11/2009

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.