Últimos temas
PANELDEBOXEO.COM

La inactividad que mata a los boxeadores cubanos

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La inactividad que mata a los boxeadores cubanos

Mensaje por solution2506 el Miér 23 Sep 2015, 5:22 pm



En su mejor momento la isla tuvo a seis hombres entre los mejores

Hoy apenas queda de manera indiscutida Guillermo Rigondeaux

Abril y Hernández perdieron sus fajas por largos meses sin pelear

Jorge Ebro
jebro@elnuevoherald.com

Sin una población numerosa en Estados Unidos y lejos del abrigo de un país que los respalde, los púgiles cubanos llegaron a tener un punto de máxima expresión en el boxeo profesional al contar, en sus distintas variantes, con seis campeones: Yuriorkis Gamboa, Richard Abril, Rancés Barthelemy, Guillermo Rigondeaux, Joan Pablo Hernández y Erislandy Lara.

Hoy solo queda uno, al menos de manera indiscutida, en Rigondeaux, dueño de dos dos fajas en las 122 libras y posee otro de carácter interino en Lara, a la espera de lo que suceda con el título de Floyd Mayweather en las 154.

La historia de Gamboa es harto conocida: sus problemas con Top Rank, su negativa a enfrentar a Brandon Ríos, una asociación que dio pocos frutos con 50 Cent y su cambio de división en medio de un presente en el cual se ha confiado a Mayweather para que desatasque su carrera.

Barthelemy también cambió de peso por problemas de salud, pero todo parece indicar que de la mano de Al Haymon irá por una nueva oportunidad titular cuando el 14 de noviembre enfrente al ruso Denis Shafikov por una faja vacante de la FIB en las 135 libras.

Lara ha disfrutado de una sólida carrera y se espera que cuando la AMB decida retirarle la corona de la división ligero mediana a Mayweather, o bien sea elevado al puesto de campeón indiscutido o se le ofrezca la posibilidad de combatir por él.

Hasta aquí no hay nada que reprochar. Aunque Gamboa aparezca como el más complicado por sus enredos promocionales, no le falta talento a él, ni a Barthelemy ni a Lara para llegar a lo más alto y colocarse entre los mejores de los mejores.

Los casos de Abril y Hernández son harina de otro costal. Los dos no perdieron sus títulos en el ring, ni siquiera en la báscula, sino por una inactividad que en el caso de los cubanos cuesta mucho trabajo entender.

Con una carrera hecha en Alemania, Hernández posee al menos la excusa de las lesiones. En sus cuatro años como uno de los grandes del peso crucero solo combatió en cuatro oportunidades, y al pedir un nuevo aplazamiento de su pelea contra Víctor Emilio Ramírez, la FIB lo despojó de su faja tras 13 meses de no subir a un cuadrilátero.

Abril, por su parte, también entabló una disputa con su ex equipo de dirección y siempre mantuvo su apego a intereses empresariales en Cuba, que lo fueron alejando cada vez más de los ensogados al punto que desde su pelea contra Brandon Rios en el 2012 -donde fue despojado de un claro triunfo- hasta la fecha solo cruzó golpes en dos ocasiones.

Digo que cuesta trabajo entender las bajas de Abril y Hernández, porque los cubanos siempre se quejan -y aquí va un poco de verdad- de las pocas oportunidades de combatir, de demostrar su talento. Generalmente cuando un campeón pierde la corona de esta manera no hay marcha atrás.

Todo esto es, de cierto modo, un alerta para el equipo de Rigondeaux. Su último combate fue el 31 de diciembre en Osaka, Japón, y todavía se desconoce la fecha exacta del venidero. Mejor apurarse. No vaya a ser que a la AMB y la OMB le entren ideas peligrosas.
avatar
solution2506
Campeón IBO
Campeón IBO

Mensajes : 3270
Fecha de inscripción : 12/07/2013
Edad : 60
Localización : Orlando,Fl

Volver arriba Ir abajo

Re: La inactividad que mata a los boxeadores cubanos

Mensaje por Huawei el Miér 23 Sep 2015, 6:50 pm

A Rigo ya casi le toka un mandatorio.
avatar
Huawei
Triple Campeón Olímpico
Triple Campeón Olímpico

Mensajes : 1457
Fecha de inscripción : 29/04/2011

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.