PANELDEBOXEO.COM

La última oportunidad de Rigondeaux para encender su culto

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La última oportunidad de Rigondeaux para encender su culto

Mensaje por ChicagoWhiteSox el Jue 08 Jun 2017, 4:53 pm

By Cliff Rold

Next Saturday night, at least in hardcore fight circles, one of the best fights available will play out as a dramatic sequel. Can Sergey Kovalev convince the judges in enough rounds this time? Does Andre Ward have another gear to steal the play earlier?

We’ll know in one week with plenty to say in the days leading up to the latest foray into HBO PPV. For now, a little attention is due for next weekend’s undercard.

Making his first appearance since July 2016, and only his fifth since defeating Nonito Donaire in April 2013, lineal Jr. featherweight champion Guillermo Rigondeaux (17-0, 11 KO) defends the WBA belt against mandatory Moises Flores (25-0, 17 KO). Given the struggle the main event is having in generating strong promotional traction, it’s no surprise the undercard could be overlooked.

This fight shouldn’t be.

Rigondeaux has a reputation, sometimes earned, for being a dull viewing experience. It wasn’t true of the Donaire fight. It wasn’t true of a 2014 war with Hisashi Amagasa either, though a lack of US television did nothing to change mass minds. The last impressions the largest mass of US viewers has of the Cuban artisan are fights with Joseph Agbeko and Drian Francisco.

At 122 lbs., a division reliant over the years on heavy action to get eyes, those fights weren’t enhancing.

Inactivity has further cooled what was once at least a noisy niche, a Cult of Rigo. There are still vocal, avid supporters of Rigondeaux but his lengthy absences haven’t given them much to invest in. Officially listed at 36 years old entering the Flores fight, Rigondeaux’s window to be more than the Donaire win isn’t wide.

It won’t be enough to win next weekend. Rigondeaux needs style points to restart his career in a meaningful way. He’s got an opponent in front of him capable of granting the chance.

He might even have an opponent with a chance to defeat him.

Rigondeaux-Flores has lingered for months, waiting for a date. The 30-year old Mexican enters with even more inactivity than Rigondeaux. He’s been on the shelf for over a year but picked up an impressive road win his last time out. In June 2016, he scored three knockdowns of former WBO bantamweight titlist Paulus Ambunda in Namibia. It allowed Flores to hold his place in line for a shot at the WBA crown.

He’s held the spot as interim titlist since 2015 when he defeated tough Oscar Escandon by decision. Flores should be an underdog here. He’s not as technically refined as Rigondeaux, he doesn’t have the same one punch power, and he’s not as quick.

What Flores has going for him is his approach in the ring and more size than the average Jr. featherweight. Flores is 5’9, has heavy hands, and works the body well. He’s never been stopped and isn’t shy about giving up his size to get in the trenches. He’s willing to take some to get his, a recipe for a good fight against a marksman like Rigondeuax.

It’s what makes this one worth paying attention to. It’s not just a chance to see if Rigondeaux is still as elite as he’s been for years. It’s a chance to maybe, just maybe, have the sort of Amagasa night he’s never really had on US TV.

Flores is a little shorter than Amagasa but he’s beaten far better foes and has more power. Rigondeuax might often be impenetrable, but he’s never been invulnerable. He’s been dropped or stunned several times in his career. Rigondeaux’s recuperative powers have been commendable but his chin isn’t granite. Against Amagasa, he won almost every round of the fight but he was also on the floor twice in the seventh. He had to beat the hell out of the Japanese upstart to get the stoppage.

It made for drama and violence. Flores might be the sort of unheralded and hungry foe to force the same. If he cannot, he at least provides a willing target for Rigondeaux to land bombs on and raise some eyebrows.

Until someone else proves otherwise, Rigondeaux remains the best Jr. featherweight in the world. Next Saturday is a chance to remind everyone he’s still here. It’s also an overdue chance for Flores to show that the wait was worth it.

The elements of a sleeper are there.
---------------------------------------------------------------
Traductor de Google

Por Cliff Rold

El próximo sábado por la noche, al menos en los círculos de pelea hardcore, una de las mejores peleas disponibles se jugará como una secuela dramática. ¿Puede Sergey Kovalev convencer a los jueces en suficientes rondas esta vez? ¿Tiene Andre Ward otro equipo para robar la obra antes?

Lo sabremos en una semana con mucho que decir en los días previos a la última incursión en HBO PPV. Por ahora, un poco de atención se debe a la cartelera del próximo fin de semana.

Haciendo su primera aparición desde julio de 2016, y sólo su quinta desde derrotar a Nonito Donaire en abril de 2013, el campeón de peso pluma Guillermo Rigondeaux (17-0, 11 KO) defiende el cinturón de la AMB contra el obligatorio Moises Flores (25-0, 17 KO ). Dada la lucha del evento principal es tener en la generación de fuerte tracción promocional, no es ninguna sorpresa la cartelera podría pasarse por alto.

Esta lucha no debe ser.

Rigondeaux tiene una reputación, a veces ganado, por ser una experiencia de visión aburrida. No era cierto de la pelea de Donaire. No era cierto de una guerra de 2014 con Hisashi Amagasa tampoco, aunque la falta de televisión estadounidense no hizo nada para cambiar las mentes de las masas. Las últimas impresiones que la mayor masa de espectadores estadounidenses tiene del artesano cubano son peleas con José Agbeko y Drian Francisco.

En 122 libras, una división que dependía de los años en la acción pesada para conseguir los ojos, esas peleas no estaban mejorando.

La inactividad ha enfriado aún más lo que antes era al menos un nicho ruidoso, un Culto de Rigo. Todavía hay vocales, ávidos partidarios de Rigondeaux, pero sus largas ausencias no les han dado mucho para invertir pulg Oficialmente enumerados a los 36 años de edad, entrar en la pelea Flores, Rigondeaux ventana para ser más que la victoria Donaire no es amplia.

No será suficiente para ganar el próximo fin de semana. Rigondeaux necesita puntos de estilo para reiniciar su carrera de una manera significativa. Tiene un oponente frente a él capaz de conceder la oportunidad.

Incluso podría tener un oponente con la oportunidad de derrotarlo.

Rigondeaux-Flores ha permanecido durante meses esperando una cita. El mexicano de 30 años entra con más inactividad que Rigondeaux. Ha estado en el estante durante más de un año, pero se llevó un impresionante camino de ganar su última vez. En junio de 2016, anotó tres derrumbes del ex campeón de peso gallo de la OMB Paulus Ambunda en Namibia. Le permitió a Flores ocupar su lugar en la fila para un tiro en la corona de la AMB.

Él ha mantenido el lugar como campeón interino desde 2015, cuando derrotó dura Oscar Escandón por decisión. Flores debe ser un perdedor aquí. No es tan refinado técnicamente como Rigondeaux, no tiene el mismo poder de puñetazo, y no es tan rápido.

Lo que Flores tiene para él es su enfoque en el ring y más tamaño que el promedio de peso pluma Jr.. Flores es 5'9, tiene manos pesadas, y trabaja bien el cuerpo. Nunca ha sido detenido y no es tímido de renunciar a su tamaño para entrar en las trincheras. Él está dispuesto a tomar algunos para obtener su, una receta para una buena pelea contra un tirador como Rigondeuax.

Es lo que hace que este uno vale la pena prestar atención. No es sólo una oportunidad para ver si Rigondeaux sigue siendo tan elite como lo ha estado durante años. Es una oportunidad para tal vez, sólo tal vez, tener la clase de noche de Amagasa que nunca ha tenido en la televisión estadounidense.

Flores es un poco más corto que Amagasa, pero ha superado a enemigos mucho mejores y tiene más poder. Rigondeuax a menudo puede ser impenetrable, pero nunca ha sido invulnerable. Se ha dejado caer o aturdido varias veces en su carrera. Los poderes recuperativos de Rigondeaux han sido encomiables, pero su barbilla no es de granito. Contra Amagasa, ganó casi todas las rondas de la pelea, pero también estuvo en el suelo dos veces en la séptima. Tuvo que vencer a los japoneses para conseguir el paro.

Hizo para el drama y la violencia. Flores podría ser el tipo de enemigo no deseado y hambriento para forzar lo mismo. Si no puede, por lo menos proporciona un objetivo dispuesto a Rigondeaux para lanzar bombas y levantar algunas cejas.

Hasta que alguien demuestre lo contrario, Rigondeaux sigue siendo el mejor peso pluma Jr. en el mundo. El próximo sábado es una oportunidad para recordarle a todos que todavía está aquí. También es una oportunidad vencida para Flores mostrar que la espera valió la pena.

Los elementos de un durmiente están allí.

Link: http://www.boxingscene.com/guillermo-rigondeaux-last-best-chance-fire-up-his-cult--117334
avatar
ChicagoWhiteSox
Campeón IBO
Campeón IBO

Mensajes : 3386
Fecha de inscripción : 19/09/2009
Edad : 56
Localización : España

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.